Acceder a la página www.dofus.com

No flash

 
Guía del juego
Inicio / Guía del juego / Universo

 ¡El Mapa del Mundo de los Doce!

Get Adobe Flash player

El bosque de los abráknidos

Normalmente, cuando un aventurero penetra en un bosque, tiene miedo de encontrarse con las criaturas peligrosas que éste pueda albergar... Pero cuando un aventurero entra en el bosque de los abráknidos, tiene miedo del medilubo ¡y de los árboles también! Este exuberante bosque está lleno de abráknidos conocidos por ser particularmente agresivos, sobre todo cuando un humanoide se les cruza en el camino.

Allí podréis encontrar insectos enormes, como las araknas y los moskitos, aunque seguro que pensaréis que son inofensivos comparados con ¡los árboles animados!

Antes de que prosperara hasta tener una ciudad con barrios y todo, Amakna era una región con mucha vegetación. Los humanos, que habitaban en su mayoría en las zonas costeras y montañosas, descubrieron estos bosques animados y hostiles. Hizo falta que desaparecieran muchos aventureros para que comprendiésemos el oscuro secreto que escondía este bosque: los árboles vivientes llamados abráknidos. Estos árboles fuera de lo común atacaban automáticamente a cualquiera que se les acercara. Los abráknidos, que sacaban su poder de las profundidades del bosque, eran capaces de invocar araknas y también podían regenerarse en pleno combate. A pesar de sus increíbles poderes, los seres humanos consiguieron poner fin a su revuelta con la ayuda del fuego.

Desde entonces, cada vez que se planeaba una nueva construcción, los invasores encendían sus antorchas para incendiar las parcelas de tierra que necesitaban. Así fue como progresivamente, los abráknidos desaparecieron.

No obstante, al noroeste de Amakna, una parte del bosque sigue intacta. Ni nada ni nadie ha conseguido exterminarlos. La leyenda cuenta que han acumulado un odio sin paragón contra los nuevos pobladores de Amakna y que los abráknidos preparan la venganza.

Algunos incluso especulan con la posibilidad de que en este bosque se encuentre el Roble Blando, el guardián ancestral y venerado de todos los vegetales. Según este rumor, el Roble Blando, que es el corazón y la consciencia del bosque, sería el culpable de la llegada de los abráknidos a Amakna así como de que se produjesen otros maleficios. Bastantes aventureros, muchas veces atraídos más por los tesoros que por el saber, intentaron averiguar más información sobre este árbol legendario. Pero muy pocos salieron vivos de allí...

Las autoridades no dieron credibilidad a las variadas versiones de aquellos que lograron salir vivos. No obstante, cuando expediciones numerosas desaparecían, los ancianos constataban un aumento en el número de abráknidos...

El misterio continua dado que los hombres hace tiempo que renunciaron a reducir a cenizas este bosque...