FR EN DE ES IT PT
Explorar los foros 
Rastreadores de Ankama

[RP-Comunitario] Neverending Dofus

Por Walter-san - ABONADO - 11 de Abril de 2016 17:54:51
Índice

-Introducción.

~Saga de los reencarnados (Primeros 18 capítulos)

Hasta ahora debiste haber leído: 18 capítulos.

~Saga "Renacer de los héroes"

1. El despertar de Hallie (Por:Walter-san)
2. El despertar de un pastor Feca (Por: Cartofus)
3. Conociendo al Feca pelirrojo (Por: Walter-san)
4. Una extraña marcha (Por: Cartofus)
5. Aguas profundas (Por: Kakashimdv)
6. Superficie (Por: Kakashimdv)
7. Comienzo tardío (Por: Kakashimdv)
8. Una revelación (Por: Cartofus)
9. El baño y el espía (Por: Walter-san)
10. Apoyándose en los recuerdos (Por: Cartofus)
11. Un día de compras (Por: Walter-san)
12. Viejas amistades (Por: Kakashimdv)
13. Una batalla desigual (Por: Cartofus)
14. Amores ciegos 1 (Por: Kakashimdv)
15. Amores ciegos 2 (Por: Kakashimdv)
16. Maremoto (Por: Walter-san)
17. Ficha de personajes (Por: Kakashimdv)
18. Cruzando el Mar Rano (Por: Cartofus)
19. Identidad (Por: Kakashimdv)
20. El lago (Por: Resfriadox)
21. Pelear en silencio... ¡Jamas! (Por: Cartofus)
22. Pluvia, Meriana y una nueva Hallie (Por: Walter-san)
23. Amor y celos (Por: Resfriadox)
24. Capítulo sin título 1 (Por: Sulfinha) *

Saga: 24 capítulos.

Hasta ahora debiste haber leído: 42 capítulos.

~Saga "Dofus War"

25. Dofus War (Por: Walter-san)
26. Marcas Pandawushus (Por: Kakashimdv)
27. Apuestas de alto riesgo (Por: Kakashimdv)
28. Relato Keke (Por: Kakashimdv)
29. Ficha de personajes 2 (Por: Cartofus, Kakashimdv y Walter-san)
30. El girasol hambriento (Por: Resfriadox)
31. Juegos peligrosos (Por: Walter-san)
32. Hasta siempre mi amigo (Por: Kakashimdv)
33. El camino a la reducción. (Por: Cartofus)
34. Una aventura en miniatura. (Por: Cartofus)
35. Competición Jalosa. (Por: Resfriafox)
36. Una noche de carreras (Por: Walter-san)
37. La guarida de Pekilobo (Por: Kakashimdv)
38. La pesadilla de Walter (Por: Walter-san)
39. Charla de bar (Por: Resfriadox)
40. El despertar del fuego (Por: Cartofus)
41. Un cuento de piratas (Por: Kakashimdv)
42. Fuego cruzado. (Por: Kakashimdv)
43. Una bruja enojada (Por Walter-san)
44. Dos pájaros de un tiro... o más bien, pájaro y roca (Por: Resfriadox)
45. Grietas familiares (Por: Kakashimdv)
46. Divide y reinarás (Por: Kakashimdv)
47. Revelación (Por: Cartofus)
48. Revelaciones (Por: Kakashimdv)
49. Clases de peluquería (Por: Resfriadox)
50. Una serie de eventos desafortunados (Por: Kakashimdv)
51. * Saga "En el país de las maravillas"
52. El laberinto de las larvas (Por: Cartofus)
53. * Saga "En el país de las maravillas"
54. La mazmorra de las larvas (Por: Resfriadox)
55. Las órdenes de Meura (Por: Walter-san)
56. Ocra vs Hada (Por: Walter-san)
57. A little of yo (Por: Cartofus)
58. Secretos ocultos (Por: Kakashimdv)
59. * Saga "En el país de las maravillas"
60. Capítulo sin título 2 (Por: Dororix)
61. * Saga "En el país de las maravillas"

~ Saga "En el país de las maravillas" (Saga paralela)

51. Dudas amorosas (Por: Walter-san)
53. En el país de las maravillas 1 (Por: Walter-san).
59. En el país de las maravillas 2 (Por: Walter-san)
61. En el país de las maravillas 3 (Por: Walter-san)

Introducción


Aquello que nuestra mente considera "La existencia" no es más que lo que nuestros rudimentarios y escasos sentidos nos muestran de lo que existe allá, afuera de nuestra imaginación.

"Ver para creer", decimos, cegados de ignorancia. El aire existe aunque no lo veamos...

-¡Pero el aire se siente!- dirá algún incauto por ahí.

¿Si no lo sintieras, el aire dejaría de existir? ¿Qué hay de aquello que no se ve y no se escucha? Que no sabe, que no huele... ¿Es acaso que no existe? O, en realidad, somos seres aún tan básicos en la magnificencia del universo y sin embargo, nos creemos tan importantes cuando somos tan pequeños... diminutos en realidad y dioses nos hacemos llamar...

Hay más estrellas en el basto manto oscuro, que granos de arena en todo el globo. ¿De verdad somos tan especiales? Yo no lo creo...

~~~~~

Multiverso, reza, es el concepto donde múltiples universos conviven unos al lado del otro, pero sin apenas interferir entre sí. Es como un par de burbujas que flotan juntas sin llegar a tocarse o como aquél juego infantil, donde en una piscina llena de bolas de plástico suave te lanzas y logras hundirte. Aunque las bolas se toquen, no se juntarán, a penas interferirán las unas con las otras.

Así, nuestro universo y los infinitos de los otros, conviven sin saber unos sobre la existencia de los demás. Con universos infinitos, infinitas posibilidades pueden suceder y todo lo que es posible que pueda pasar, sucederá en uno de esos, infinitos universos.

Desde luego el Planeta Dofus y toda su existencia está regida por esta regla y la Leonera del Rolista no será más que el caldero donde los nuevos universos son cocinados.

Cada RP escrito hasta ahora y los muchos que vendrán son no más que un universo distinto, conviviendo dentro de la misma piscina de bolas.

Tantos personajes existiendo a la vez en múltiples escenarios de tiempo y espacio es sólo normal si tenemos en cuenta que en cada uno de ellos, los personajes, serán el reflejo de si mismos enfrentando distintas situaciones.

Dentro de Dofus, el poder que permite la existencia ilimitada de Universos será otorgado por los huevos de dragón, creado por deidades.

Pero Dofus es sólo una bola de entre infinitas, con infinitas bolas internas. Una piscina llena dentro de una piscina llena.

En algún punto, los mortales pudieron darse cuenta y trataran en su insignificancia, detener la reproducción de más y más universos que eventualmente vuelva finito lo infinito y termine agotando la energía que hace girar a cada estrella, de cada universo, de los infinitos de estos en cada bola, de las infinitas que coexisten en la piscina... e infinitas piscinas existirán.

Sí, el texto es redundante, como esta flor.

¿Podrán ellos hacer algo determinante?

~~~~~

El despertar de Hallie

Desperté en silencio. Los ojos me pesaban como grandes puertas de metal y poco a poco con cada segundo, mi sentido del oído iba despertando.

Escuché el suave viento soplar y por lo que pude apreciar con unos ojitos entrecerrados, estaba entrada la noche en un bosque, si bien no frondoso, lo suficiente para hacer de hogar.

El tiempo era frío, lo sentía en mis brazos y piernas. Podía sentir sin tocarla, la punta de mi nariz como témpano de hielo. Me moví suavemente, con pereza y me detuve en seco cuando noté que aquello en lo que tenía recargado el rostro no era un tronco, sino el pecho de... un hombre.

Cerré los ojos asustada, poniendo el cuerpo rígido, disminuyendo el subir y bajar de mi pecho al respirar. ¿Lo habría despertado?

¿Quién era él?... Yo... yo no recordaba absolutamente nada.

Noté entonces su brazo rodear mi espalda y bajar hasta rodearme por completo a la altura del abdomen abajo de una manta, capa o chaqueta. Yo reposaba en su pecho, acurrucada.

De pronto percibí su olor. Él... olía bien y su calor, reconfortaba el frío de la noche.

¿Sería el mi novio?... A pesar de no recordar nada, ni a él, ni lo que nos traía para estar ahí tan juntos, yo estaba segura de que no me iba a acurrucar de esa manera tan inmoral con un desconocido. Él debía ser mi novio... mi esposo... o mi padre... pero no un desconocido...

¿Qué le iba a decir cuando despertara? -¡Hola señor desconocido, no sé quién eres!-

No... ¿qué tal que lo hacía llorar? Si él me amara como su esposa... y yo no lo recordara... ¿No sería eso todo un desastre?
Iba a fingir que sabía quién era. Él iría dándome más información conforme pasara el tiempo.

~~~~~

Le escuché moverse... acomodó su cuerpo y yo cerré los ojos esperando que creyera que seguía dormida. Escuché el sonido de sus labios con ese movimiento de quien recién despierta.

Me abrazó más fuerte. Su mano inferior rozó mi abdomen e hizo contacto con mi piel. Ni si quiera me había dado cuenta de que tenía el abdomen descubierto... ¡Que horror!

¿Si me había raptado? ¿Sería el un pervertido? ¿Debía alejarme y correr?

Su mano se detuvo justo 2 centímetros debajo de mi ombligo y le oí roncar suavemente.

Por Feca, Hallie... Él sólo se movió dormido...

El sueño comenzó a vencerme de nuevo... no sabía quién era, pero iba a asustarse al despertar...

Coloqué mi mano 2 centímetros abajo de su ombligo sólo para estar en igualdad de condiciones... él no iba a bajar más esa mano sin que yo pudiera romperle... el alma...

Y me volví a dormir.
1 0
Reacciones 217
Resultado : 388

Yo quiero ver ya el primero, vamos chicos vamoos wub 

0 0
Resultado : 1639

Ya levantamos expectación jajajaja

Oye, Doro, estás por aparecer en MdO, tanto tú, como Nina biggrin Así que pégate una pasadita por ahí. Y por acá siempre que puedas biggrin

¡Esperen, que lo bueno está por comenzar!

Cartofus

1 0
Resultado : 8166

Un gusto cruzar líneas con dos titanes como ustedes!

Pasen la voz! Se viene algo grande! (Y hasta dudo si no es lo mas grande que ha pasado en la Leonera Hispana)

0 0
Resultado : 15212

Ya está listo el capítulo introductorio en el primer post.

¡Ojalá lo disfruten!

0 0
Resultado : 1639

¡Hoal!

Traje mi capítulo. Un tanto largo, un tanto denso, pero... No puedo desprenderme mucho de mi estilo xD

El despertar de un Pastor Feca

El Sol de Cania ya pegaba algo fuerte en mi rostro, dorado a ese sol durante años, casi que desde mi nacimiento. Aunque ahí no lo sabía. Sólo era el sol filtrado por las gruesas copas de los castaños, fresnos, carpes y tejos lo que percibía, con los ojos cerrados. Aquél sol que penetraba hasta el más tupido sombrero de fieltro y te bronceaba la piel mientras permanecías días enteros pastoreando jalatós…

Esa era mi vida antes, sencilla y tranquila. La vida de un humilde pastor Feca nacido en Litneg, en la casa del Clan Scorpio – Que se rumora es el clan Feca más antiguo de Bonta – que tenía la facilidad de hacer lo que quisiera. Mi padre, Marcus Scorpio, había peleado por Bonta en la llamada Guerra de la Lluvia, muriendo en el último asalto a Brakmar. Los Ertos luego de eso habían tomado el control de Bonta, y nosotros decidimos, como clan, alejarnos de la política de aquellos hombres que sólo querían acumular poder y poder, a costa de los Sheram Sharm. A diferencia de mis hermanos, yo no poseía la vena guerrera de la casa… O al menos creía no tenerla.

Una figura considerablemente más pequeña que la mía se movió entre mis brazos. Me sobresalté. ¿Quién carajos dormía conmigo? No lo sabía. A diferencia de mi pasado lejano, mi pasado cercano se hacía un tanto difuso, difícil de recordar. Un resplandor azul, un viejo de traje blanco, unas águilas contra las que me enfrentaba, brazadas punzantes en altamar, una batalla con un león… Todo era una nube de destellos memorísticos, y eran tan reales a veces y en ocasiones tan brumosos que bien pensé que todo era un sueño, que había surgido después de pastorear mis jalatós casi en los Dientes de Piedra.

¡Mi rebaño! Por Feca, lo había olvidado. Era el rebaño de jalatós más grande de toda Cania, y ahora vagaba tan cerca del territorio de los Kanigs… Me estremeció la idea. Separé los brazos de la pequeña figura, noté que tenía su mano bajo mi ombligo y la aparté con suavidad, mientras me incorporaba y la dejaba dormir. Esperaría que se despertara, la dejaría en la Casa de la familia y luego partiría en busca de mis jalatós.

Al contemplarla, ya en pie, no pude evitar estremecerme. La mujer más hermosa que había visto jamás se encontraba frente a mí, durmiendo tranquila, casi que en confianza. No tendría más de quince años, a juzgar por los trazos de su cuerpo, entre infantiles y juveniles; sus senos pequeños pero firmes, sus nalgas redondeadas, sus caderas poco pronunciadas y una cintura delgada. Aquél cuerpo no me hubiera llamado tanto la atención, si no llevara consigo el rostro más perfecto del Mundo de los Doce. Una piel blanca y tersa, sonrosada por el sol de esta hermosa mañana, delataba que aquella chica no venía, como yo, de Cania, o de alguna tierra tropical; más bien venía de Bonta, o inclusive de la lejana Frigost. Incluso pensé en Pandala como lugar de su procedencia, pero recordé que quienes venían de allí solían ataviarse de un modo distinto; más al estilo Pandawa o Zurcarák, y no con el traje tradicional Feca, como estaba ella vestida. Su cabello, largo hasta la cintura, suelto por entero y de un rubio precioso, brillaba con los resplandores del sol. Sus ojos, entrecerrados, daban una ilusión de inocencia increíble… Sus labios juveniles, rojos como las fresas que papá solía traer de la Península de las Gelatinas, se entreabrían dulcemente.

En medio de mi ensimismamiento, no noté que la capa con la que nos habíamos arropado la noche anterior – Si es que habíamos dormido una noche, mi cuerpo parecía haber descansado días enteros – Estaba doblada a un costado de la belleza rubia. La arropé con ella, la cargué conmigo y la protegí del sol de Cania a la sombra de un gran castaño que se encontraba por allí. Mientras oía los sonidos de su respiración, calmada y serena, mientras me llegaban las correrías de los milubos en el bosque persiguiendo jabalíes y aventureros, mientras los gruñidos de los Trool se oían a una buena distancia, tomé una brizna de hierba y mascándola me puse a pensar.

No tenía ni idea de quién era esa chica. ¿Una amiga? ¿Una novia reciente? ¿Mi esposa? ¿Una completa desconocida que aprovechó el cuerpo de un pastor para esconderse de los milubos? No lo sabía con certeza. Los últimos meses, como ya lo dije, eran una bruma pastosa de la que no tenía recuerdos definidos. Sabía que estaba en el Bosque de Litneg, a media jornada de camino de la casa de mi clan; reconocería ese paisaje entre mil iguales, pues lo había recorrido toda mi vida. Lo que no tenía ni idea era de dónde estaban mis jalatós. Ellos me preocupaban. Son dóciles, y esa misma docilidad – Que compartimos los Feca – los hacían presa fácil de muchos predadores allá afuera. Y si estaban cerca de los Dientes de Piedra… Podría ser que hubiesen vagado sin rumbo hasta caer en las manos de Kanígrula.

Caminé un rato, mientras la chica dormía, desconcertado. No tenía más armas que mi bastón de jalatero, la ropa roja que llevaba puesta y que era un signo de mi identidad propia, y un par de puños si lo ameritaba la ocasión. Trepé al castaño y desde allí observé a la belleza rubia, que parecía soñar. Sonreía tiernamente y extendía los brazos, como si quisiera abrazar a algo, o a alguien. Me enterneció aquél gesto, pero al cerrar el abrazo sus ojos se abrieron, sobresaltada.

Se levantó, poniéndose la capa sobre la espalda, y empezó a observar a su alrededor. Sus ojos azules terminaron por embelesarme, y de una manera que no creía que una mujercita de su edad lo hiciera. Tras varios minutos de observar a su alrededor, un tanto perdida, se fijó en la mancha roja que era mi figura, posada sobre el castaño. Mi cabello rojo y suelto le llamó la atención. Le sonreí, enfocando en ella mis ojos cobrizos.
____________
Espero les guste biggrin ¡Keke, faltas tú! ¿Qué pasará en el Bosque de Litneg? ¿Será todo aclarado después de estos accesos de amnesia?

¡Saludos, y no dejen de Rolear!



Cartofus
0 0
Resultado : 15212

#TenemosRpComunitario!

Muy bien Cartofus, excelente capítulo.

Ahora esperamos a Kekep para que nos cuente como ha despertado de ese viaje Inter-Dimensional!

Saludos!

0 0
Resultado : 8166

Estoy con examen hoy, mañana por la noche subo!

Saludos

0 0
Resultado : 15212
Conociendo al Feca Pelirrojo

Le miré con curiosidad y lentamente tomé mi bastón que serviría de arma en caso de que fuera una mala persona. Pero él, sólo me sonreía.

-¡Hola! Me he subido a este árbol sólo por precaución. ¿Sabías que no hay cosa más peligrosa que una chica asustada?- me habló en voz alta desde el árbol y yo no le respondí, pensando que justo dónde nos encontrábamos era un lugar distinto al que ayer había despertado por la noche. Eso significaba que si él era ese chico, él me había cargado hasta aquí.

Suspiré relajándome, él no parecía de verdad una mala persona.

-Eh... hola...- contesté acercándome al árbol. -Baja... no estoy asustada...- intenté usar una voz suave y convincente.

¿Por qué él creía que yo debería estar asustada? Quizá el y yo no nos conocemos y por eso él intuiría que yo me asustaría al encontrarme con un desconocido.

Ahora iba a empezar mi investigación sobre quién era él... y de paso, quién era yo, porque sólo recordaba mi nombre. Hallie-san, Feca de Bonta.

El bajó de un salto y cual pluma aterrizó con toda limpieza.

-¿Cómo estás? ¡Vaya que dormiste!- me sonrió muy amistosamente. ¿Seremos amigos? ¿Quizá hermano y hermana?
~Estoy bien...~ me limité a contestar. -¿Tu te encuentras bien?~
-¡Muy bien! He descansado como si hubiera dormido 1 semana entera...- respondió mirándome a los ojos todo el tiempo.

Guardé silencio. ¿Cómo le preguntaba cosas obvias sin que se diera cuenta de que no sabía su identidad?

-¿Tú me... cargaste hasta aquí?- susurré, mirando el lugar donde yo había despertado.

Él se sonrojó al instante y cambió la mirada a otro lado.

-Sí... bueno...- dudó por un momento. -No quise despertarte, lucías muy bien y...-
~¿Cómo?~ pregunté molesta. ¿Cómo que lucía muy bien? ¿Me había estado mirando mientras dormía?

Él agitó los brazos negando sus propias palabras y sonriendo todo el tiempo.

-Quiero decir que estabas teniendo un sueño muy profundo y me ha dado pena despertarte... por lo que... - y se volvió a sonrojar -... tuve que cargarte...-

Le miré molesta sólo por un segundo y me relaje.

-Gracias... espero no haber sido un gran peso... - le sonreí, bajando la mirada. Él se quedó en silencio observándome y cuando se dio cuenta del silencio incómodo, tartamudeó.

~Ah, eh, sí... no... ¡No hay de qué!~

Otro silencio incómodo sucedió y de pronto, un sonido salió de mi estómago, rugiendo por alimento.

Bajé la mirada, apenada, esperando que él no hubiera notado eso.

-¿Tienes hambre?- sonrió el Feca pelirrojo y se fue corriendo hacia su mochila. Yo le miré todo el tiempo, apenada.

Giré el rostro a mi alrededor. ¿Dónde estábamos exactamente?

Cuando me percaté, él ya estaba a mi lado, con dos trozos grandes pan y unas botellas de Cerveza y Leleche.

-Ten... come un poco. ¿Prefieres la Cerveza o la Leleche?-
~La leleche~ le sonreí agradecida, tomando un trozo de pan y la botella.

Un árbol cortado me sirvió de asiento y él me acompañó sentándose en el pasto a mi lado.

-Ese no es un pan cualquiera, ¡Es de Bonta! Es muy bueno...- comentó, iniciando la charla.
~Yo soy de Bonta...~ respondí, dándole una mordida al pan.
-¿Ah sí?- comentó él, dándole una mordida al suyo.

Le miré de reojo mientras él estaba distraído. Si no sabía que yo era una chica nacida en Bonta, eso significa que él no me conocía.

Después subió la mirada, sorprendiéndome mientras le miraba.

-Eh... la verdad si está rico el pan...- sonreí, intentando disimular y después abrí el frasco de la Leleche.
~Oye...~ dijo él, mientras yo bebía. ~No te vayas a asustar... ¿sí? Sólo soy un Feca pastor... y la verdad...~ se enredó entre sus propias palabras.

Terminé de beber y suspiré.

-Yo me llamo Hallie-san...- le miré con algo de miedo. -¿Tú cómo te llamas?
~Aqofus...~ sonrió él, más tranquilo.
-¿Tampoco recuerdas cómo nos conocimos... verdad?- le pregunté siendo más directa.
~No... Hallie...~ y mordió su pan para evitar mirarnos.

Seguí comiendo en silencio por un momento.

-¿Sabes...?- comenté unos segundos después. -Sólo recuerdo mi nombre y la ciudad donde nací. Nada más...-

Él me miró con curiosidad.

~Yo sí recuerdo más detalles de mi vida... pero, es justamente los detalles del pasado cercano los que no logro recordar... tengo leves recuerdos, separados, sin mucha coherencia, pero nada más...~ me contestó, acabando su pan.

-Ni si quiera sé cómo luzco o mi edad...- complementé, algo atemorizada.

~¿Ah? ¡Pues eres una chica de piel blanca rosácea y tienes como... 15 años...!- se apresuró a responder y después guardó silencio de golpe, apenado.
-Me gustaría poder verme en un espejo... - De pronto apareció un recuerdo mío, de esos que no tenía, mirándome al espejo, pero sin poder ver mi rostro. -...Recuerdo en Bonta que tenía un espejo muy grande donde podía verme de cuerpo entero...-

~¿Un espejo? ¡Creo que eso se puede arreglar!~

Se levantó rápidamente y corrió lejos, al punto donde le perdí de vista.

-¿A dónde habrá ido?- pensé, mientras el aire suave golpeaba mi rostro. Me dediqué a observar mi alrededor y acabar mi Leleche y Pan.

Él regresó corriendo con lo que parecía ser un balde de agua. Al final lo colocó justo a mis pies.

~¡No es un espejo, pero podrás verte!~ me sonrió y creo que me empezaba a gustar esa sonrisa.

Me incliné, viendo el agua y pude apreciar mi rostro.

-Tengo los ojos azules...- comenté, curiosa. Lleve mi mano a mi rostro y empecé a tocarlo.

~Así es... son azules... y tu cabello es de un color muy claro... yo pensaba que eras una chica de Frigost...~

Seguí mirándome por unos largos segundos mientras él sólo me miraba en silencio...
0 0
Resultado : 1639
Una Extraña Marcha

No pensé que se quedara ensimismada tanto tiempo en su figura. Yo tampoco sabía qué hacer. La dejé sola por un momento, mientras volvía al tronco donde terminé de devorar el pan. Apuré dos cervezas mientras la miraba. En realidad era hermosa.

De repente, se irguió y me miró con curiosidad. Aún no se había recogido el cabello con nada, yo tampoco. Supuse que estaría un tanto molesta, pues había estado observándola un buen rato, sin mediar palabra.

-¿Conoces el lugar? – Inquirió, mirándome con sus ojos azules.

-Por supuesto – Sonreí tímido, mientras empacaba todo de nuevo en la mochila - ¿Tú no?

-No tengo recuerdos por ahora – Contestó mordaz, a lo que agaché la cabeza ruborizado – Y tampoco me parece familiar.

Le di la espalda, un tanto molesto por su comentario. “Entonces, puedes empezar por hacer un esfuerzo” Pensé. Cuando pierdes la memoria, por lo general intentas recobrarla. A menos que tengas alguna razón para no hacerlo… Me giré. Estaba atenta mirándome, y sostenía la capa con sus pequeñas manos. Se veía hermosa.

-Esto… Si quieres vamos a Bonta – Suspiré, perdiendo la timidez y mirando hacia el castaño – No estamos lejos. Esto es el Bosque de Litneg, mi familia ha vivido aquí por cientos de años…

-¿Cómo lo sabes? – Preguntó incrédula. Su mirada reflejaba una desconfianza profunda, tanto que estuve a punto de dar dos pasos atrás.

-He vivido toda mi vida en este bosque, Hallie – Traté de encontrar el norte, observando los pliegues en las hojas de Salvia que crecían a los pies de los árboles – Sé de lo que hablo. Sígueme – Sonreí, mientras la miraba. Pareció ruborizarse; tomó la capa y se cubrió con ella por completo. Caminó dos pasos y se colocó al lado mío, mientras me dedicaba una sonrisa.

El sol se colaba intenso por entre los pocos espacios que dejaba el dosel de Litneg. Hallie parecía nerviosa; miraba continuamente a su alrededor, como si buscara algo. Yo, por mi parte, trataba de no perder la orientación. Y en dado caso… Noai Aludem era un amigo de la familia, desde que lo liberamos con nuestros hermanos para proteger Bonta, desde que Eroma, el fundador del Clan Scorpio, arribó a Cania.

Nos sentamos junto a un pequeño lago, formado por alguna lluvia torrencial reciente, a merendar y a descansar un rato. Saqué de nuevo los panes, otra botella de leleche para la bella chica que me acompañaba y una cerveza para mí. A lo lejos podía escuchar ya el piar de los píos.

-¿Tú… qué eres? – Me preguntó a media voz.

-Un Pastor Feca, ya te lo dije – Apunté, mientras apuraba un poco de cerveza – Nada más que eso.

-¿Seguro? – Me miró con sus enormes ojos azules. Creo que me ruboricé.

-Si, seguro. ¿Crees que soy un Sram disfrazado, listo para robarte? ¿O acaso tengo pinta de Sadida?

Se rió a carcajadas con ese último comentario. No podía creerlo; cuando reía se veía increíblemente bella, pero a la vez tan inocente… aparté la mirada. ¿Qué bworks me estaba pasando?

-¿Qué tan profundo crees que sea? – Preguntó, apurando su último trago de leleche – Quiero bañarme.

-No lo sé, un metro, quizá dos – Contesté, ruborizándome – Hazlo a la orilla. Yo iré a dormir un rato a la sombra de ese tejo de allá – Comenté, señalando el árbol.

-¿No me espiarás? – Noté que había bajado la mirada y estaba tremendamente ruborizada. Creo que yo estaba igual…

-¡Claro… claro que no! – Mascullé, avergonzado de que pensara algo así de mí – Me voy…

Salí corriendo hacia el tejo, sin mirar atrás. Me oculté tras él, con el corazón en la mano. ¿Cómo supuso algo semejante?

-Hey, sí que Walter tenía razón – Murmuró una voz en mi cabeza – Te está gustando mucho Hallie…

Sacudí mi cabeza. Era la voz del Maestro Cartofus…

-Venga ya, relájate un poco. Tengo que salir de tu cuerpo – Dijo, mientras yo intentaba ponerme cómodo bajo la sombra del tejo.

Extendí los brazos y las piernas. Una figura etérea se proyectó desde mi cuerpo, materializándose en un par de segundos después de flotar en el aire. Con suavidad, el Maestro Cartofus descendió y se sentó en la hierba. Noté que llevaba su traje de siempre, quizá un poco más límpido.

-Vaya problema en el que me he metido por tu culpa, Ako – Me dijo, sacando su pipa y encendiéndola con una llamilla – Si fuese como tú, quizá no la estaría contando. Pero es cierto…

-¿Qué es cierto, Maestro? – Inquirí con una mueca de curiosidad. A pesar de que parecía más joven que antes, se veía más cansado de lo que lo había visto en la Guerra Demoníaca. Aunque bueno, eso fue sólo una visión provocada por él mismo para enseñarme una lección de historia antigua…

-Los portales temporales existen – Exhaló una enorme cantidad de humo – Siempre manejé moviéndome de dimensión a dimensión, moviéndome de realidad a realidad en tiempos similares, con apenas minutos u horas de diferencia. Pero lo de ayer…

-Maestro, me confunde. ¿De qué me habla?

-Ah, Ako, despreocúpate. Mejor… cuida a Hallie por mí, ¿de acuerdo? – Me miró con sus ojos azules, refulgentes – Yo haré un par de viajes largos, ahora que sé que se puede viajar en el tiempo. No te imaginas con las historias que volveré…

Dicho esto, exhaló otra gran andanada de humo, bebió una extraña pócima y desapareció en medio de un resplandor azul brillante. Sin entender por qué, me sentía agotado. Cerré los ojos y quedé profundamente dormido.

Me despertó la sensación de un cuerpo cercano. Alguien se acostaba junto a mí, tomando como almohada mi pecho. Entreabrí los ojos. Estaba atardeciendo y alcanzaban a verse los destellos del sol sobre el desértico paisaje de la Sierra de Cania, allá al sur. Estábamos a pocos kilokámetros de salir del Bosque y llegar a las primeras líneas defensivas de Bonta. Nos cubrió con la capa y percibí que me acarició el pecho levemente. Abrí los ojos por completo.

-Hallie… - Murmuré, mientras nos observábamos directamente a los ojos – Me asustaste.

-Tú no volvías – Respondió, mirando el atardecer – Y cuando vine, había un extraño polvillo azul sobre el pasto y tú dormías. ¿Cómo es tu apellido? – Inquirió, al notar que había subido el brazo derecho y la abrazaba por la espalda.

-Scorpio – Respondí sin mirarla. También estábamos cerca de casa. Un par de horas de camino – Llegaremos a mi casa mañana. Queda casi en las primeras fortificaciones de Bonta. Me esperarás ahí mientras voy por mi rebaño… - Hallie dormía. Recosté un poco la cabeza sobre el tronco y, antes del anochecer, me quedé dormido.
0 0
Resultado : 1882

Tremendo el nivel que mostráis en cuanto la rapidez que tenéis en subir los capítulos, increíble!
Iré leyendo aún que no comente. (ya tenéis a un lector fixado)

0 0
Resultado : 1639

Los semidioses estamos al tiro, Diablo xD Deberías pegarte una pasada por los viejos RP de Walter y los míos, para que no te pierdas de aquí en adelante. Incluso deberías escribir uno propio, o participar un uno colectivo... Y relax, mientras haya comentario, habrá cap.

¡Saludos, y no dejen de Rolear!

Cartofus

0 0
Resultado : 388

Vale la pena dejar un rato de estudiar en la noche para poder leer esto. Y encima hay 3 capítulos para leer... Que grandes soys chicos, seguid así, ya veréis como empieza a comentar todo el mundo que lo lea. Espero más capítulos!! wublaugh 

0 0
Resultado : 8166
Keke´s Way - Intro - Aguas Profundas

Una eternidad, ¿Tal vez un poco más? ¿Un poco menos? No, definitivamente era una eternidad.

Una eternidad era el tiempo que llevaba ahí abajo, aplastado por la fuerza descomunal del Mar Rano, mi cuerpo yacía inmóvil sobre la arena y tanto peces como cangrejos circulaban a mí alrededor, como si yo fuera una roca.

Recordaba absolutamente todo, el portal, Hallie, las dimensiones...

¿Qué había pasado con Natax? ¿El pobre habría tenido mejor destino que yo? ¿Y Pluvia? ¿Qué pensaría mi amor platónico de todo esto? ¿Sabría dónde estoy? Pero la verdadera pregunta era; ¿Acaso importaba? ¿Acaso algo importaba?

Si de todos modos estaba atrapado por el peso del agua, no podía salir, ni siquiera moverme. El agua llenaba mis pulmones y el dolor se hacía insoportable, había rasgado mis cuerdas vocales de tanto gritar hace horas, esperanzado con la idea que el agua terminara de asfixiarme de una vez, no podía continuar viviendo así, pero tampoco podía morir.

La bendición que Joker me ofreció cuando nací, mi capacidad de regeneración absoluta, en este momento lejos de ser una bendición, era todo lo contrario. Era mi tortura, mi máxima cruz, la razón de todo mi sufrimiento, y lo peor del caso es que existía la remota posibilidad… de quedar ahí…por siempre...
1 0
Resultado : 15212

Vaya, eso sí no me lo veía venir...

Interesante contribución Kekep ohmy

Saludos!

0 0
Resultado : 388

Genial introducción de kekep, pero quiero más!! Dadle chicos, a teclear!

0 0
Resultado : 8166
Keke´s Way - Cap1 - Superficie

¿Acaso sería posible morir de sueño? ¿De hambre? Nunca lo había intentado, era demasiado doloroso, incluso para mí. Y en caso de que fuera posible ¿Era eso bueno? No, no era mi estilo, no dejaría convencerme por la tentación, yo valía mucho más que eso, había peleado con osadía en el pasado y ésta solo era otra de esas peleas. Debía soportar el dolor el tiempo suficiente. Me juré a mí mismo no dudar ni un segundo ante cualquier vía de escape que se presente y así lo hice.

Habían pasado 2 larguísimos días, y si bien tenía altibajos de desesperanza, en el fondo sabía que lograría superarlo (En el fondo... Já, eso si era sarcástico) .

Divisé a la distancia un barco pesquero e imploré a Joker para que lo guiara hacia mi posición, casi tanto como había rezado a Sacro para aguantar el dolor. No sé si el viejo Zurcarák haya escuchado mis plegarias pero el barco, al cabo de unos pocos minutos, pasó justo encima de mi cabeza.

No lo dudé ni un segundo, y aunque muchos critiquen mi moral, hice lo necesario para sobrevivir. Sabía que en ese tipo de barcos no había más de 3 o 4 pescadores y eso facilitó mi decisión, tomé mi espada, La Garra del clan Miaumino, y la apunte directo al barco. (Nota del autor: Para aquellos que no hayan leído la Leyenda del Minilubo albino, la garra del clan Miaumino es una espada que domina los 4 elementos)

Un torbellino de agua salió disparado de la punta de la misma, y dio en el fondo de la proa pesquera. Mis entrañas se revolvieron al pensar en los hijos de los pobres pescadores, pero confiaba en mi agilidad para salvarlos. Si todo salía bien habría valido la pena.

Cuando el barco comenzó a hundirse, aún tenía pequeñas burbujas de oxígeno en él, utilicé mi espada para juntar ese aire, y con él pude flotar hasta la superficie. Cuando por fin llegué, un joven Steamer buscaba con desesperación a su compañero de viaje.

-¡¿Qué demonios fue eso?! ¡¿Acaso un Krlamar?! ¡Padre! ¿Puedes oírme?!

Un viejo Anutrof flotaba inconsciente sobre un barril pequeño, mientras las cargas de pescado se hundían en el fondo del mar.

-¡Rápido, debemos salir de aquí, antes que nos ataquen de nuevo! - Dije sin dudar, ellos no podían saber que había sido yo el atacante. No solo por el dilema moral que eso producía, sino más bien porque conocerían mi naturaleza inmortal. ¿Cómo se explicaría de otro modo mi eterna resistencia al fondo del Mar Rano?

-¿Y tú de donde saliste?
- El Steamer me miraba con sospecha pero estaba muy ocupado intentando reanimar a su padre como para continuar la charla.

-Soy un polizonte, pero no viene al caso, debemos acercarnos a la playa. ¿Que tan lejos estamos?

-Estamos en el medio de la nada, ¡Maldita sea!



 
0 0
Resultado : 388
ohmy Eres un monstruo!
Nah, es broma, no te preocupes, la supervivencia siempre es lo primero...
0 0
Resultado : 8166
resfriadox|2016-04-13 19:22:25
ohmy Eres un monstruo!
Nah, es broma, no te preocupes, la supervivencia siempre es lo primero...
Salvaré mas vidas en la superficie de las que se perdieron en ese barco, frío pero de buen corazón. ph34rwub 
0 0
Resultado : 1912

omg hasta ahora es sencillamente hermoso xD

quiero moar DDD:

0 0
Responder a este tema