Si sigues navegando por este sitio web o haces clic en la cruz, aceptas el uso de cookies para la realización de estadísticas de visitas y para proponerte vídeos, botones de compartir, publicidad personalizada y un servicio de chat. Para más información y parametrar las cookies X

FR EN DE ES IT PT

Si crees que has explorado Frigost a lo largo, a lo ancho y al través, es posible que hayas pasado cerca de un pueblo hasta ahora muy discreto, representado en esta tierra por el clan Martillelo: los taponanos.


 

Hasta la fecha, los del clan Martillelo han permanecido aislados del resto bajo el monte Tórrido, sobre todo desde que Djaul maldijo las tierras de Frigost. Sin embargo, parece que una serie de acontecimientos recientes los ha llevado a manifestarse, y su extrema hostilidad ha obligado a la guardia del Día sin Fin a implorar la ayuda de los aventureros para intentar contener su cólera.

Entre los taponanos del clan Martillelo, los hay que son especialmente resistentes: los tanquenanos. Estos, especialistas en la protección cuerpo a cuerpo, no dudarán en recibir los golpes para evitárselos a sus aliados.

Un tanquenano entrenándose para  el combate
¿Quién le ha quitado la roca a este cascarroca?



También se encuentran los cascarrocas, que, gracias a su martillo, pueden alcanzar fácilmente a varios enemigos a la vez. Por su parte, los cervelicosos utilizan su hacha de forma sorprendente, y pueden ser muy eficaces a larga distancia.

Un cervelicoso haciendo honor a su nombre
El jalamut de este barbariete parece tener hambre...



Otros taponanos cabalgan un jalamut domesticado. Es el caso de los barbarietes, que son muy peligrosos en el cuerpo a cuerpo y se desplazan con gran rapidez gracias a su jalamut.

Los jalananos también cabalgan un jalamutín, que utilizan para guardar mejor la distancia con sus rivales, a los que apedrean con ayuda de su honda.
 
 
¿El deporte favorito de los jalananos? ¡¡el bowling!!


A la cabeza del clan, el rey Dazahk Martillelo está muy enfadado. Su montura mágica le otorga una gran movilidad, lo que le permite desplazarse por el campo de batalla para subir la moral de la tropa con su carisma de soberano.

Pero todos estos guerreros tienen algo en común, y es que la paciencia no es una de sus virtudes, algo que se nota en su forma de luchar. Si pasa demasiado tiempo sin que puedan hundir su arma (o su cráneo) en algo, se enfadan y se vuelven todavía más peligrosos, incluso para sí mismos.



*¡Atención! Algunos nombres pueden variar con respecto a la versión final que encontrarán en el juego.

Categoría: Game design