FR EN DE ES IT PT

¿Y si hacemos que los packs de clase saquen la bestia que llevan dentro? ¿Que se pongan gallitos? ¿Que enseñen los colmillos? ¡Pues viene al pelo porque hasta el 23 de octubre estarán en las garras de Osamodas! Hasta aquí la introducción, como siempre, en su fusta medida…

Sabemos que te gustan los packs de clase un pelín salvajes. Esa es la razón por la que hemos optado por la clase más próxima al animal.

Pero, por muy inconformista que seas, parece poco probable que conozcas todas las expresiones que emplean a diario los discípulos del dios de las bestias. Por ello, tu amaestramiento… es decir, tu lección de hoy tratará sobre algunas expresiones típicas de los osamodas:
 

  • No hay prespic que por bien no valga: frase común entre las abuelas osamodas, que adoran hacerse curas de picaduras.
  • Tener otros minotauroros que lidiar: tener otras cosas que hacer.
  • Tener cara de gobio: estar enfermo o cansado.
  • Dulce como un tofu: expresión irónica, pues el tofu adiestrado es un animal ávido en el combate, implacable y sanguinario.
  • Llover mares de Sufokia: se dice cuando hace mal tiempo. También se dice «llorar mares de Sufokia» para burlarse de los llorica manteles.
  • Gritar milubo: dar la alerta.
  • Tengo un hambre de milubo: tener mucha hambre.
  • Como un moskito sin alas: estar desprovisto o desposeído de sus bienes.
  • Abarcar como dos crujidores y apretar como un bwak: se dice del osamodas trabajador cuyos esfuerzos no se ven recompensados en consonancia.
  • Tener los ojos llenos de larvas: estar emocionado, conmovido.
  • Tocar la larva: servirse de una larva como instrumento musical, palpándola hasta que emita una serie de sonidos musicales.


Pero usar estas expresiones será inútil si no tienes pinta de un auténtico osamodas. Para ello, no vale cualquier solución, ¡sino solo cuatro!

Del jueves 17 al miércoles 23 de octubre a las 23:59 (hora de París), el pack osamodas que prefieras te espera en la tienda:

El set osamodas también se vende por separado al precio de 8 € u 8000 OG.

Cada uno de los arreos también se vende por separado al precio de 7 € o 7000 OG.
 

Ya sabes lo que se dice: ¡el osamodas con su montura siempre tira al monte!

¡ALLÁ VOY!