FR EN DE ES IT PT

¿Te has llenado de nostalgia con Dofus Retro? ¡Ya es hora de volver a la realidad! Bueno... Realidad... ¡No del todo! Con ocasión de los 15 años de DOFUS, te espera un evento un pelín especial en esta actualización como poco onírica...

15 años ya... ¿A ti también se te han pasado volando? DOFUS ha evolucionado mucho desde que diste los primeros pasos como aventurero en el Mundo de los Doce. Crees que conoces este mundo y todos los rincones del krosmoz como la palma de tu mano, ¿verdad? La Fab'hugruta, el Inglorium, el plano astral... ¡Pero da igual! Parece que el vasto universo de Ankama todavía tiene algunas sorpresas en la manga...

Blanquita, la jalalínea preferida del bueno del rey Allister también ha cumplido un año más. Para que las festividades organizadas en su honor se desarrollen como está previsto, los doceros tendrán que entrar en un mundo paralelo misterioso concebido hasta el último detalle por Draconiros en persona... Allí, tendrán que resolver 15 enigmas (un poquito estrambóticos, ¡enseguida te vas a dar cuenta!).

Esta misión está dirigida a todos los jugadores, sin importar su nivel. Se divide en tres franjas: hay que terminar la primera para poder pasar a la segunda y así sucesivamente. Cada una de las franjas tendrá de 4 a 5 misiones, individuales o comunitarias. Algunas serán repetibles y otras no. Ten en cuenta que cuantas más veces las hagas, más «kamas de Ankama» obtendrás. Con esta moneda, creada especialmente para la ocasión, podrás comprar recompensas en la «tienda del vendedor ambulante» (situada en el castillo de Amakna) o en la del «Ankabar» (que se encuentra en el mundo al revés...). ¡En los muchos lotes que podrás llevarte encontrarás recompensas como un merkasako Ankama y un ornamento inédito!

La guinda del pastel: cuando termines las tres franjas, te enfrentarás a una última misión pero no por ello menor. ¡Será un combate contra Tot y Kam, dos jefes muy decididos a repartir mamporros!

Tienes del 1 de octubre al 29 de octubre para participar en este evento que comenzará después del mantenimiento y acabará con él. ¡Así que estate alerta, que no es hora de dormirse en los laureles!