FR EN DE ES IT PT

La aventura está en su apogeo en DOFUS desde que Pandala luce flamante. Como si la mítica isla del Mundo de los Doce hubiera vuelto en sí después de un largo sueño… Pero no embistas de cabeza hacia sus nuevas trampas como un yopuka: lee primero la visita guiada en seis... siete escalas que te ofrece el Equipo Turist-A. Para terminar como es debido, ¿qué te parece una escapadita por tierras salvajes? Destino: ¡Plantala!

Antes de adentrarte en Plantala, recuerda siempre una cosa: al permitirte poner los pies en ella, la madre naturaleza te está haciendo un regalo. La zona más exuberante de Pandala, incluso del Mundo de los Doce, disfruta de una naturaleza salvaje, libre del dominio de los doceros. Aquí, flores, plantas, árboles y microrganismos vegetales toman lo que es suyo. Echan raíces, suben, se enrollan, crecen en abundancia y se extienden como la mala hierba, aunque hay que reconocer que con mayor belleza. Los aventureros intrigados y deseosos por vivir la naturaleza en el súmmum de su pureza contemplarán un espectáculo único.

EL KUDEMENJU

En Plantala todo parece posible. Como descubrir un árbol de frutos risueños, capaces de transportarte a otro mundo: el Kudemenju. Los antiguos cuentan que lo habitan espíritus, lo que le concede un estatus privilegiado y hace que sea prácticamente intocable. ¡Pobres de quienes se atrevan siquiera a rozar su corteza!

También se dice que el Espíritu del Bosque nunca anda lejos de él y que el árbol le permite vigilar su bosque...

EL SAUCE LLORÓN PLATEADO

Un poco más lejos, podrás extasiarte delante del brillo plateado de las hojas de un sauce llorón que domina un lago encantador, un auténtico remanso de paz. Hay quien dice que este majestuoso árbol se ha encarnado en un habitante del pueblo. ¿De quién se trata? Tendrás que descubrirlo tú... En cualquier caso, si esperas toparte con un docero de los bosques con una piel rugosa como la corteza y con un cabello alborotado en el que vive un enjambre de insectos de todo tipo, podrías llevarte una sorpresa.

CORDILLERA DE LAS FLORES DURMIENTES

¿Notas esas presencias? Aquí todo parece habitado. Es como si la planta más pequeña, al igual que la cordillera de las flores durmientes, estuviera dotada de alma y vigilara el más mínimo de tus gestos. ¿Eso te incomoda? Esa es la intención. Vayas donde vayas, nunca estarás solo. ¡Te vigilan! Así que ten cuidado con lo que haces...

 

EL TEMPLO EN RUINAS

Algunos encuentros podrían cambiar el rumbo de tu aventura. Si te diriges al templo en ruinas, el consagrado a la diosa Pandawa y a la reina Ginju, bajo el montón de musgo y la maraña de raíces, tal vez te encuentres con una bestia temible... ¡No te contaremos más para no estropear la sorpresa!

LA BRUJA SOBOMORI

Otra criatura igual de siniestra: la bruja Sobomori, también llamada la abuela del bosque. El símbolo de su casa, que hace que parezca una posada para viajeros, podría engañar a los aventureros que tengan el gusanillo. Un consejo: no te acerques mucho a la marmita...

LA BAMBUSERÍA DE KODÁMADE

Ya sea para construir las viviendas cada vez más elaboradas o para quitarse la sed con el famoso néctar que da, el bambú es incontestablemente la materia prima por excelencia de la isla. Es el dueño de todo y se alza con orgullo, dando a la isla una silueta única. Por desgracia, los doceros usan y abusan de lo que les da la naturaleza...

¿La Bambusería de Kodámade habrá pagado las consecuencias? Aquí, el bambú casi ha desaparecido. ¿Se habrá convertido la cosecha, que debería ser razonable y respetuosa, en una deforestación masiva? Es difícil decirlo... Pero no hay ninguna duda de que ha pasado algo y que, desde entonces, las plantalas se han vuelto especialmente agresivas. El propio Espíritu del Bosque ha enfurecido, lo que ha provocado la huida de todos los pandawas.

Ya tendrás claro que Plantala ofrece un espectáculo tan increíble como misterioso, a veces incluso incómodo. Los aventureros que quieran adentrarse en estas tierras no pueden olvidar una cosa: los de Plantala están en su casa...

¡Nuestra vuelta turística por la nueva Pandala ha llegado a su fin! Si aún no lo has hecho, esperamos que te hayan dado ganas de descubrir la isla y sus encantos.

Te deseamos una agradable estancia en las tierras pandaleñas, y recuerda: procedan del arroz o del bambú, se recomienda el consumo responsable de las leches fermentadas de los pandawas.